10 acciones para los Gobiernos Corporativos del 2018

10 acciones para los Gobiernos Corporativos del 2018

Estas son las que sugiere Betsy Atkins, una mujer americana ejecutiva de negocios, inversionista y emprendedora, que ha sido miembro de directorios de empresas de primer nivel tales como HD Supply, SL Green Realty Corp, Schneider Electric, Volvo Car Corporation y NASDAQ, entre otras.

Cualquier similitud con Chile es mera casualidad y notable contraste con la realidad de nuestro país donde la presencia de mujeres en cargos directivos sigue siendo bastante modesta.

 

  1. Realizar una revisión, interna y externa, de la compañía, desde el punto de vista de la responsabilidad social empresarial

Si no lo hace el directorio, lo harán los activistas. Por ende, es importante realizar una evaluación de las fortalezas y debilidades en términos de la RSE frente a temas sociales y medioambientales ya que si el nivel es bajo, es bastante probable que la empresa ya se encontrará en el radar de los activistas.

 

  1. Renovar los comités del directorio

Todas las empresas, o al menos todas aquellas que han evolucionado acorde a la nueva era digital, están hoy adoptando diversos tipos de tecnologías, por lo que es clave contar con un comité al interior de la mesa directiva, dedicado a innovación y transformación digital. Este comité debe enfocarse en el futuro, a través de la innovación, dominar el cambio en el mercado y ser un impulsor de la transformación digital al interior de la organización.

 

  1. Promover la diversidad en las mesas directivas

En una época profundamente globalizada, es necesario otorgar un nuevo aire al directorio revisando temas de género, etarios, de minorías y, lo más importante, la diversidad de opiniones. Es importante que el directorio cuente con personas de distintas generaciones, profesiones y especialidades que aporten a través de distintas visiones de negocio.

 

  1. Abordar temas medioambientales, sociales y de gobernanza

Hoy, más que nunca y a nivel global, tanto inversionistas como financistas evalúan el comportamiento de las empresas respecto al medioambiente, su relación con las comunidades y, por supuesto, la ética empresarial y cuánto cuidan su reputación corporativa.

 

  1. Elaborar un completo plan de manejo de crisis

Es recomendable identificar los principales diez riesgos de la empresa y posteriormente elaborar un plan específico para cada uno. También se requiere de un plan de manejo de crisis abordado desde el área de comunicaciones corporativas y redes sociales. Enfrentar una crisis de manera rápida, asertiva y eficiente, puede evitar importantes e irreparables daños a la reputación corporativa.

 

  1. Dar prioridad a la ciberseguridad

Las empresas deben contar con una política que garantice la supervisión y seguridad cibernética, a través de la realización de pruebas periódicas de penetración externa con expertos en ciberseguridad. También es clave asesorarse por expertos en el área legal especializados en ciberdelitos. Adicionalmente, es importante contar con un potente y viable plan de crisis, establecer una política de ransomware (con una cuenta de Bitcoin validada), ofrecer a los trabajadores capacitación «antiphishing» y revisar el Cyber Insurance.

 

  1. Contar con un plan de sucesión para el CEO es clave

Identificar a los futuros líderes de manera anticipada y realizar planes de desarrollo personalizados para cada uno de ellos es hoy más importante que nunca. Esto, considerando que hoy en promedio la permanencia de un CEO en el cargo es inferior a 5 años.

 

  1. Estar preparado para las evaluaciones individuales de cada director realizadas por firmas como ISS

ISS ahora clasifica de manera individual a cada miembro del directorio en relación a las políticas de gobierno de su empresa. Por otro lado, los activistas también presionan a cada miembro del directorio, en función del rol del comité, compliance, etc. Si bien esto no es todavía el caso en Chile, el mundo camina en esta dirección por lo que las empresas que vayan más allá del “cumplimiento” formal de la NCG Nº 385 de la SVS serán las que se ganen la confianza del mercado y eso se reflejará en sus valorizaciones.

 

  1. Asegurarse de que no existan prácticas de abuso sexual

Es importante verificar y confirmar que estas malas prácticas no son toleradas entre ninguno de los trabajadores, independiente de su jerarquía. También es recomendable realizar un taller de compliance a los trabajadores, como parte de la protección del valor de marca de la compañía.

 

  1. Contar con un control de las brechas salariales

Cada día existe más información respecto a la brecha salarial entre el CEO y la media de los empleados. Si aquella es excesiva, podría convertirse en un problema tanto interno, por el descontento que podría generar esta inequidad entre los trabajadores, como externo, donde la prensa podría darle alta visibilidad al tema.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*