Contratos Inteligentes, mucho más allá de lo transaccional

Contratos Inteligentes, mucho más allá de lo transaccional

Hace un par de semanas, la Bolsa de Santiago anunció que usará contratos inteligentes para aumentar la confiabilidad entre las partes involucradas, tanto en el préstamo como en la compra de activos financieros. Con ello también se busca aumentar la velocidad de estas operaciones y reducir sus costos, para que aumente la cantidad de ventas cortas realizadas con esta plataforma.

Los smart contracts o contratos inteligentes consisten en un programa informático que ejecuta acuerdos establecidos entre dos o más partes haciendo que ciertas acciones sucedan como resultado de que se cumplan una serie de condiciones específicas. Es decir, cuando se da una condición programada con anterioridad, el contrato inteligente ejecuta automáticamente la cláusula correspondiente. En consecuencia, son contratos que se ejecutan y se hacen cumplir a sí mismos de manera automática y autónoma.

Así, los contratos inteligentes, pueden automatizar diferentes tipos de procesos y operaciones, siendo los más obvios los que dicen relación a pagos o transacciones. No obstante, sus capacidades van muchísimo más allá y pueden extenderse a diversos negocios, industrias y actividades.

Los contratos inteligentes permiten a las personas controlar su propia identidad digital (data, reputación y recursos digitales) y decidir qué datos revelar a las contrapartes, brindando también a las empresas la oportunidad de conocer mejor a sus clientes.

Asimismo, estos contratos pueden agilizar las transferencias internacionales de bienes a través de una carta de crédito rápida y el inicio de pagos comerciales, a la vez que permiten una mayor liquidez de los activos financieros. También pueden mejorar la eficiencia de financiamiento para compradores, proveedores e instituciones.

Las organizaciones financieras pueden utilizar contratos inteligentes para grabar datos financieros de forma precisa y transparente. Los smart contracts permiten contar con datos financieros uniformes en todas las organizaciones, mejorando los informes financieros y reduciendo los costos de auditoría. Al mejorar la integridad de los datos, los contratos inteligentes respaldan una mayor estabilidad del mercado. También reducen los costos de contabilidad al permitir un costo compartido entre las organizaciones.

En relación a las cadenas de suministros, los smart contracts pueden proporcionar visibilidad en tiempo real para cada paso en dicha cadena. Los dispositivos de internet de las cosas (IoT) pueden registrar cada paso a medida que un producto se mueve desde la fábrica a los estantes de las tiendas. Así, facilitan el seguimiento de inventario a nivel granular, lo que beneficia a la financiación de la cadena de suministro, seguros y riesgos. Tal seguimiento y verificación mejorados, reducen el riesgo de robo y fraude.

En el rubro de los seguros automotrices, los contratos inteligentes pueden registrar la política, el registro de conducción y los informes del conductor, permitiendo que los vehículos equipados con IoT ejecuten reclamos inmediatamente después de que suceda un accidente.

Por otra parte, los smart contracts pueden mejorar los ensayos clínicos a través de una mayor visibilidad inter institucional. El cómputo que preserva la privacidad mejora el intercambio de datos entre las instituciones al tiempo que automatiza los datos de los pacientes. Así, agilizan los procesos de los ensayos, mejoran el acceso a los datos entre instituciones y aumentan la confianza en la privacidad del paciente.

Los contratos inteligentes pueden ayudar también a la investigación del cáncer, al facilitar el intercambio de datos sobre esta enfermedad. Pueden ayudar en el proceso de gestión del consentimiento del paciente y agregar la contribución y el intercambio de datos mientras se protege la privacidad del paciente.

En consecuencia, son múltiples las potencialidades de los smarts contracts, los cuales trascienden una funcionalidad meramente transaccional, como se suele pensar, y que están revolucionando formas de negociación, modelos de negocio, transacciones, investigaciones médicas, entre muchos otros tópicos. Seguramente y con el tiempo seremos testigos de nuevas funcionalidades de los contratos inteligentes que hoy ni siquiera somos capaces de imaginar.

Juan Pablo Bórquez Y.

Socio Director BY.Estrategica

jpb@byasesores.com

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*